“—Cuando yo uso una palabra —dijo (Humpty Dumpty) en un tono bastante desdeñoso— significa lo que yo decido que signifique, ni más ni menos.

—La cuestión es —dijo Alicia— si usted puede hacer que las palabras signifiquen cosas tan diferentes…

—La cuestión es —dijo Humpty Dumpty— saber quién es el amo, eso es todo.”

Lewis Carrol, Alicia a través del espejo.

martes, 15 de agosto de 2017

Focalización


El narrador es la voz ficcional que elige el autor para relatar la historia.
El punto de vista narrativo es el ángulo o perspectiva  desde el que se observa a los personajes y la trama. El autor, según el efecto que quiera lograr en el lector, deberá elegir en qué persona gramatical contará los hechos, qué es lo que el narrador sabe acerca de la historia, desde qué posición la narrará y a qué distancia queda el lector respecto de la trama. En este sentido, podemos clasificar el punto de vista narrativo de la siguiente manera:

a)      Focalización cero o visión "por detrás" (narrador omnisciente): Es un narrador externo que sabe más que los personajes. Asume un punto de vista objetivo, posee toda la información y conoce hasta los más íntimos pensamientos de los personajes. Es lo que se ha dado en llamar un narrador omnisciente, en tercera persona gramatical que se posiciona como un ¨dios¨ con respecto a su enunciado. Nunca es personaje de la historia. En este caso, el efecto que se logra muchas veces es el de la transparencia, es decir, la voz desaparece prácticamente para que el lector se concentre en la anécdota propiamente dicha. Es la voz típica de los relatos realistas o la voz sagrada de la épica  y del mito.
b)      Focalización interna o visión "con" (narrador equisciente): El narrador sabe lo mismo que los personajes, es decir, tiene el mismo grado de conocimiento que el personaje. Asume el punto de vista de uno de ellos por vez. Puede ser un punto de vista fijo (narrador protagonista en primera persona o de un mismo personaje a lo largo de toda la obra) o variable (punto de vista de varios personajes que dan su propia perspectiva de los acontecimientos) Si un mismo acontecimiento se relata desde el punto de vista de varios personajes, hablamos de focalización múltiple. Puede o no ser personaje de la historia: Si el narrador está en primera persona protagonista, obviamente es el protagonista; no lo es cuando está en tercera persona y asume el punto de vista de uno de los personajes sin saber qué pasa con los demás. En este caso, el efecto que se persigue es el psicológico o generar ambigüedad asumiendo el punto de vista de alguien a quien el lector no sabe muy bien si creer lo que cuenta o no. Es un caso de narrador en tercera con focalización interna "La noche boca arriba" de Cortázar. Y un caso de focalización múltiple es "La señorita Cora" de ese mismo autor. En cine, podemos observar la focalización múltiple en muchos policiales (cada testigo o sospechoso da su versión de los hechos) o en la paradigmática película de Orson Welles: El ciudadano Kane
c)      Focalización externa o visión desde fuera (narrador deficiente): El narrador sabe menos que el personaje, se limita a relatar lo que ve o escucha de ellos. Es el típico narrador testigo que es también, siempre, personaje de la narración. En ocasiones, la figura del cronista asume este punto de vista. En estos casos, el lector se siente identificado con la voz narrativa y va descubriendo lo que pasa junto con ella. Un caso típico es el punto de vista de Watson en los casos de Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle o del narrador de Crónica de una muerte anunciada que vimos en años anteriores. Este año veremos un uso muy particular de esta focalización en "La intrusa" de Borges.

De modo que, según la elección del punto de vista narrativo, el lector tendrá un grado de conocimiento mayor o menor acerca de lo que se le está contando como así también estará más o menos alejado de los personajes y sus acciones o pensamientos (tendrá mayor o menor subjetividad)

lunes, 7 de agosto de 2017

Categorías de análisis para Stevenson y Frears

Categorías de análisis
Espacio narrativo: Es el espacio que se construye a través del lenguaje. El lenguaje literario basado en la palabra escrita lo construye a través de procedimientos literarios tales como la metáfora, la comparación, imágenes sensoriales, etc. La construcción del espacio narrativo en cine cuenta con otros elementos para lograr el clima apropiado para la trama: la fotografía, el juego de luces y sombras, la música, el sonido, el encuadre de la cámara, el montaje, etc.
Campo semántico: Conjunto de palabras que surgen de un determinado texto que aluden a un mismo significado y que, generalmente, generan el clima apropiado para el desarrollo de la acción. En el texto de Stevenson: “noche”, “sangre”, “helaba”, “náuseas”, “sombrío”, “amenaza”, “desasosegado”, “sombra”, etc. construyen el campo semántico del miedo que siente Utterson ante lo desconocido. (Buscar el campo semántico de lo inefable en las descripciones de Hyde)

Paralelismo: Es un procedimiento estructural que se caracteriza por la repetición de estructuras o episodios similares que van construyendo un determinado significado a lo largo del texto. La relación es por analogía, es decir, por coincidencias que pueden aparecer a través de la repetición de frases o palabras, de episodios similares, etc. Por ejemplo, en Mary Reilly de Stephen Frears, el paralelismo entre el padre de Mary y Hyde se establece permanentemente para plantear en el personaje de la empleada el conflicto filosófico y psicológico que en Stevenson leemos en la confesión de Jekyll.

Tanto en la novela de Stevenson como en la película de Frears aparece el doble en su forma de desdoblamiento. La historia de Jekyll y Hyde surge como crítica social a la represión moral de la época, pero también como explicación filosófica de los conceptos del bien y del mal y del problema psicológico del ser humano que, en su interior, construye su identidad en la lucha entre el deber y el deseo.
  
Algunos procedimientos del cine:
Encuadre: Detrás del objetivo, a través de un visor, está el ojo humano que opera siempre selectivamente. Según la distancia y la inclinación de la cámara respecto del tema filmado, obtendremos de una misma imagen real una muy variada gama de resultados. Se llama “encuadre” a la selección de la realidad que realiza el operador de cámara. Según la situación en que se coloque la cámara, distancia o ángulo de mira, la selección realizada, es decir, el encuadre, puede variar sustancialmente la visión de la realidad. El encuadre, al tiempo que logra centrar la realidad para poder filmarla, la limita, la recorta, es decir, la manipula según los efectos que quieren lograrse en el espectador.
El tipo de encuadre elegido decidirá el punto de vista, el lugar desde dónde mostrar eso que se dispone en la pantalla.
Angulación: es el ángulo desde el cual se muestra el objeto cinematográfico. Tomando como referencia la figura humana, la angulación de la cámara aumenta o disminuye el dramatismo de una acción o del personaje provocando una actitud determinada en el espectador. Cuando la cámara se ubica a la altura del rostro del personaje estamos ante una angulación neutra o normal. Existen además angulaciones enfáticas como el ángulo picado que ubica a la cámara por encima del personaje y tiende a empequeñecerlo, mientras que el contrapicado sitúa a la cámara por debajo del nivel normal de la mirada y toma al sujeto de abajo hacia arriba (Como vimos en la imagen de Hyde con el caballo negro en la escena del mercado de carne). Cuando el picado es perfecto, estamos ante una angulación cenital. En cambio, si el contrapicado es perfecto se denomina angulación en nadir. Ocurre también, con menor frecuencia, que la cámara se mueve no ya alrededor de su eje transversal sino en función de un eje óptico: se logran así encuadres inclinados o aberrantes. Por último, están los encuadres desordenados, en los casos en que la cámara es sacudida en todas direcciones. 
          Movimiento: depende del desplazamiento de la cámara en función de los sujetos y objetos situados frente a ella. En la panorámica, la cámara está fija sobre su base y gira sobre su eje, mientras que en el travelling la cámara se traslada sobre su base (ya sea en forma vertical, horizontal, diagonal, etc.) La combinación de ambos movimientos en una única toma se denomina trayectoria. Una modalidad imperfecta de travelling se obtiene con el objetivo de distancia focal variable de la cámara (conocido como zoom), que permite obtener travellings ópticos.

Conceptos teóricos y tipologías del doble

El martes pasado vimos una serie de fragmentos fílmicos en los que analizamos las diferentes formas que asume el antiguo tópico del "doble" en el cine. Vimos fragmentos de Irene, yo y mi otro yo (Hnos Farrelly, 2000), Peter Pan (Disney, 1953), Frankenstein (Whale, 1931), Orfeo (Cocteau, 1949)), Sexto sentido (Shyamalan, 1999), Mujer soltera busca (Schroeder, 1992) , Drácula de Bram Stoker (Coppola, 1992), El retrato de Dorian Gray (Parker, 2009) y algunas otras más. Les dejo en esta entrada una sistematización de lo conversado en clase el martes pasado:
Conceptos teóricos:

Otredad: Es lo absolutamente otro, lo absolutamente desconocido que, por lo tanto, se teme. Los españoles para los nativos cuando aquellos llegaron a América; el desierto para Sarmiento y la generación del 80; los marcianos para los terrestres; el mundo de los muertos; etc. Este término se usa más en relación con mundos o comunidades.
Alteridad: Se refiere al otro individual y cercano. Se aplica al descubrimiento que el yo hace del otro y se opone al concepto de “mismidad”. El yo se constituye en su relación con la alteridad, con el otro. Esta relación es compleja y ha sido estudiada desde diferentes campos del saber: la filosofía, la psicología, la antropología, etc.
Ajenidad: Es el descubrimiento de lo otro en el sí mismo, es decir, del desconocimiento o no reconocimiento de sí. El momento en que el yo siente que lo que es le resulta ajeno. Puede aparecer en el hecho de vivir en una comunidad extranjera o diferente dentro de la cual me siento como otro o puede ser un proceso interior por alguna situación o experiencia particular.

 Tipologías en torno al tema del doble:
1. Desdoblamiento: Se produce cuando la dualidad se manifiesta en un solo ser, cuando dos personalidades o encarnaciones coexisten en un mismo individuo. El doblez puede tener relación con el bien y el mal, con la necesidad de completitud o con la mezcla hombre- animal (hombres lobos; vampirismo; etc) También en el universo de los superhéroes modernos suele darse esta tipología del doble: Batman, Súperman, Spiderman, etc.
2. Doppelgänger o de los gemelos idénticos: Son dos identidades diferentes, aunque iguales físicamente. Quienes rodean a estos individuos piensan que son uno solo lo que lleva a equívocos en las comedias o usurpación de la identidad en el drama. Un ejemplo de intento de usurpación de identidad se da en Mujer soltera busca de Stephen Tobolowsky (1992) cuyo fragmento fue visto en clase o en El hombre de la máscara de hierro de Randall Wallace (1998).
3.  Metamorfosis (o mito de Orlando): Un solo y mismo individuo (una sola y misma identidad) existe bajo dos formas en dos o más espacios o tiempos distintos. Es el caso de la novela (hay también una versión fílmica) de Virginia Woolf, Orlando, en la que un hombre se transforma en mujer y debe aprender a vivir como tal. También vimos en clase el caso de Gregor Samsa que se transforma en insecto.
4.  Mito de Anfitrión o Disfraz: Una identidad se presenta como otra a través del disfraz o la máscara. El nombre viene del mito en que Zeus se disfraza de Anfitrión, que combate en el frente de batalla, para acostarse con su esposa Alcmena. También puede manifestarse a través de la magia como en Cenicienta que no es reconocida por sus hermanastras en el baile del príncipe.
5.  Mirada estereoscópica: Una misma identidad se duplica a partir de dos o más miradas diferentes, es decir, la dualidad ya no es propia del objeto sino del que mira ese objeto. Es el caso de dos relatos que cuentan versiones opuestas de una misma historia o personalidad. En literatura se denomina focalización múltiple. En ocasiones, pueden ser más de dos versiones. Es el caso de muchos policiales en los que no sabemos quién era, en realidad, el muerto ya que cada testigo presenta su propia versión.


Las formas en las que puede manifestarse cualquiera de estas tipologías son: la sombra, el espejo, el retrato o la obra de arte, la fotografía, la pantalla, la máscara, el sueño, la alucinación, la ficción, etc.

La época victoriana. Stevenson y el cine.

La época victoriana
La historia, la filosofía, los adelantos técnicos, incluso la biografía de un autor son significativos en la literatura, cuando el mismo texto los convoca. Se lee del texto para afuera y no, al revés. La historia o la biografía de un autor no explica su literatura sino que su literatura muestra el contexto de su propia producción.

En El increíble caso del Dr Jekyll y Mr Hyde de Robert L. Stevenson (1850- 1894) la época victoriana aparece en las descripciones del espacio (dos ciudades, dos casas, dos personalidades conviviendo en una ciudad, una casa, un solo cuerpo) y en los conceptos filosóficos y psicológicos que aparecen especialmente en la confesión de Jekyll al final del texto.
La época victoriana abarca aproximadamente desde 1832 hasta finales del siglo XIX y se caracterizó por ser un período de esplendor económico, de gran expansión del imperio británico pero, al mismo tiempo, de gran represión y censura.
Los efectos de la Revolución Industrial ya mostraban una sociedad dividida donde la burguesía tenía cada vez más poder económico mientras que el proletariado vivía en condiciones de vida absolutamente precarias y mucha gente se había quedado sin trabajo al ser reemplazada por la máquina. Marx había escrito ya, junto con Engels, el Manifiesto comunista (1848) y Darwin había publicado en 1859 El origen de las especies, texto que echaba por tierra las explicaciones religiosas de la creación del ser humano. 
Por otra parte, el crecimiento de las grandes ciudades permite la posibilidad de que el delito se vuelva más anónimo y es por eso que en este período surgen también los primeros policiales. En 1888 aparece el primer asesino serial de la historia, el famoso Jack, el destripador.
En Literatura, el Romanticismo va dejando paso al Realismo y al Naturalismo, movimientos que, a partir de los avances científicos y tecnológicos reaccionan contra la fantasía exacerbada y la exaltación emocional del yo; la ciencia aparece, entonces, como el medio a través del cual es posible alcanzar el conocimiento y la verdad.
Stevenson, como todos los grandes autores, es difícil de encasillar en un movimiento. Por un lado, su preocupación está puesta en el “yo” pero su acercamiento a la personalidad del ser humano no se manifiesta como pura exaltación emocional sino como explicación filosófica y científica. Del Romanticismo, tomará el estilo gótico que se caracteriza por la representación de paisajes oscuros y tenebrosos como lugar privilegiado donde se oculta lo otro, lo desconocido, el mundo del crimen y de lo que no se puede explicar.

El Dr. Jekyll y Edward Hyde transformados (fragm.)
Jorge Luis Borges
Hollywood, por tercera vez, ha difamado a Robert Louis Stevenson. Esta difamación se titula El hombre y la bestia: la ha perpetrado Victor Fleming, que repite con aciaga fidelidad los errores estéticos y morales de la versión (de la perversión) de Mamoulian. Empiezo por los últimos, los morales. En la novela de 1886, el doctor Jekyll es moralmente dual, como lo son todos los hombres, en tanto que su hipóstasis —Edward Hyde— es malvada sin tregua y sin aleación; en el film de 1941, el doctor Jekyll es un joven patólogo que ejerce la castidad, en tanto que su hipóstasis —Hyde— es un calavera, con rasgos de sadista y de acróbata. El Bien, para los pensadores de Hollywood, es el noviazgo con la pudorosa y pudiente Miss Lana Turner, el Mal (…), la cohabitación ilegal con Fröken Ingrid Bergman o Miriam Hopkins.
(…)
La estructura del film es aun más rudimental que su teología. En el libro, la identidad de Jekyll y de Hyde es una sorpresa: el autor la reserva para el final del noveno capítulo. El relato alegórico finge ser un cuento policial; no hay lector que adivine que Hyde y Jekyll son la misma persona; el propio título nos hace postular que son dos. Nada tan fácil como trasladar al cinematógrafo ese procedimiento. Imaginemos cualquier problema policial; dos actores que el público reconoce figuran en la trama (George Raft y Spencer Tracy, digamos); pueden usar palabras análogas, pueden mencionar hechos que presuponen un pasado común; cuando el problema es indescifrable, uno de ellos absorbe la droga mágica y se cambia en el otro. (…). Más civilizado que yo, Victor Fleming elude todo asombro y todo misterio; en las escenas iniciales del film, Spencer Tracy apura sin miedo el versátil brebaje y se transforma en Spencer Tracy con distinta peluca y rasgos negroides.

En: Borges, Jorge Luis, Obras completas (1923- 1972), Buenos Aires, Emecé, 1974, pág. 285/ 286

sábado, 20 de mayo de 2017

Un informe sobre qué ideas nos ayudarían a pensar mejor

Los alumnos y las alumnas de Quinto año escribieron un informe a partir de la lectura de algunos científicos y filósofos que respondieron a la pregunta: ¿Qué ideas nos ayudarían a pensar mejor? Entre todos los excelentes trabajos presentados, elegimos esta vez el de Camila Basso por su precisión en el uso del lenguaje académico y su claridad en las ideas.

Ni idea
Por Camila Basso
Si bien los seres humanos somos capaces de pensar más allá de lo posible, es verdad que siempre se puede ir por más. Para ello, debemos preguntarnos: ¿qué ideas nos ayudarían a pensar mejor?. En este informe daremos una breve y concisa explicación de las posturas de distintos autores sobre este tema.


Para introducirnos en la problemática planteada, debemos tener en cuenta que el hombre necesita de herramientas para crecer y pensar, tanto físicas como mentales. Estas cambian y moldean nuestras mentes, según Federico Kukso. Kevin Kelly plantea que el instrumento más elemental de todos es el fracaso, que es el primer paso hacia el conocimiento. Pero para fracasar uno tiene que experimentar, dice Roger Schank. En cada ámbito de nuestras vidas experimentamos y luego fracasamos, y eso es lo que nos permite llegar, paulatinamente, al conocimiento.


Ahora, es importante la separación de información y conocimiento, que son dos conceptos distintos. Para Nicholas Carr, el conocimiento es la información que retenemos y recordamos con nuestras propias palabras, mientras que la información nos llega y pasa de largo. Los docentes son los mediadores entre estos dos elementos, y son ellos quienes logran que una información pase a ser un conocimiento en nuestras mentes. Hoy en día estamos saturados de información, gracias a las redes sociales y los medios masivos de comunicación, pero solo la que recordamos nos ayuda a pensar mejor. Otros autores, como Clifford Pickover, plantean que la disponibilidad de la misma información y, por lo tanto, de conocimientos genera que los humanos desarrollemos ideas parecidas conjuntamente. Ejemplos fáciles de esto se encuentran en las ciencias, donde se ha visto más de una vez como dos científicos, completamente ajenos, desarrollaron teorías o inventos similares al mismo tiempo; como Charles Darwin y Alfred Wallace, quienes escribieron su propio “Teoría de la Evolución” en simultáneo.


Anteriormente mencionamos cómo las herramientas que poseemos y fabricamos nos cambian y eso se debe a que nuestro cerebro es maleable. Don Tapscott nos cuenta cómo nuestra mente puede cambiar y aumentar su capacidad de conocimiento y pensamiento. ¿Cómo podemos lograr transformar nuestras mentes y ejercitarlas para poder pensar mejor? Un paso para lograrlo es entender que esos mismos aparatos que nos cambian no deben determinar nuestras elecciones. Douglas Rushkoff insiste en que la tecnología no nos da libertad, pero que ser consciente de ello es lo que nos permite elegir. Por otra parte, para Samuel Barondes, una herramienta cognitiva, como la de entender las diferencias y similitudes entre los humanos, es lo que logra que pensemos mejor. Reconocer lo que compartimos con los otros y a la vez saber que somos únicos ayuda a desarrollar distintos aspectos personales que terminan convirtiéndose en herramientas. 

Matt Ridley plantea que el pensamiento individual no es el que logra que pensemos mejor, sino el trabajo en conjunto. El intercambio entre nosotros es lo que nos lleva a saber, entender y hacer cosas nuevas. Para Ridley, la inteligencia individual no supera al cerebro colectivo.


Pensar mejor depende de nosotros, de nuestras actitudes, de nuestras relaciones con los demás y nuestra manera de ver el mundo que nos rodea. Pensar mejor no se logra únicamente con poseer herramientas físicas, sino tener las herramientas mentales a mano y ejercitarlas. Saber equivocarse, animarse a lo nuevo, colaborar y respetar a los otros, ser curioso y amarse a uno mismo son las bases que debemos tener para que nosotros y el resto evolucionemos. 

martes, 16 de mayo de 2017

Guía para leer el segundo acto de La visita de la vieja dama.

Para el martes 23 deben leer el segundo acto de la obra de Dürrenmatt. Tengan en cuenta para su lectura los siguientes aspectos:
1. Observar la escenografía presentada a través de las didascalias (o acotaciones). El escenario es múltiple y ocurren simultáneamente diferentes escenas. ¿Qué sentido pueden asignar a este aspecto?
3. ¿Cuál es el comportamiento de los ciudadanos de Güllen? ¿Cómo aparece la sociedad de consumo? ¿Por qué se comportan de esa manera?
4. ¿Cuál es la reacción de Ill? Observar que en este segundo acto, Ill lucha contra su destino: ¿Cómo lo hace? (ver escenas con los hijos, con el policía, el alcalde y el pastor)
5. ¿Cómo desafía la vieja dama a los habitantes de Güllen desde su balcón?
6. El episodio de la pantera negra constituye un claro paralelismo con la situación de Ill ("Me persiguen como a una bestia salvaje", dice Ill al Pastor en la página 73). ¿Cómo empieza y cómo termina este episodio?
7. ¿Qué ocurre exactamente en el final del acto segundo?
8. Observe la contradicción entre lo que los ciudadanos dicen y lo que hacen: dicen una cosa, al tiempo que hacen otra. Busque tres ejemplos de esta situación en este acto. ¿Quién es el único personaje que, por un momento, se quita la máscara y le dice la "verdad" a Ill? 

En la clase que viene terminaremos de leer la obra y hablaremos del grotesco. Para ello, impriman el apunte de la entrada anterior.
Hasta el martes.