“—Cuando yo uso una palabra —dijo (Humpty Dumpty) en un tono bastante desdeñoso— significa lo que yo decido que signifique, ni más ni menos.

—La cuestión es —dijo Alicia— si usted puede hacer que las palabras signifiquen cosas tan diferentes…

—La cuestión es —dijo Humpty Dumpty— saber quién es el amo, eso es todo.”

Lewis Carrol, Alicia a través del espejo.

martes, 15 de agosto de 2017

Focalización


El narrador es la voz ficcional que elige el autor para relatar la historia.
El punto de vista narrativo es el ángulo o perspectiva  desde el que se observa a los personajes y la trama. El autor, según el efecto que quiera lograr en el lector, deberá elegir en qué persona gramatical contará los hechos, qué es lo que el narrador sabe acerca de la historia, desde qué posición la narrará y a qué distancia queda el lector respecto de la trama. En este sentido, podemos clasificar el punto de vista narrativo de la siguiente manera:

a)      Focalización cero o visión "por detrás" (narrador omnisciente): Es un narrador externo que sabe más que los personajes. Asume un punto de vista objetivo, posee toda la información y conoce hasta los más íntimos pensamientos de los personajes. Es lo que se ha dado en llamar un narrador omnisciente, en tercera persona gramatical que se posiciona como un ¨dios¨ con respecto a su enunciado. Nunca es personaje de la historia. En este caso, el efecto que se logra muchas veces es el de la transparencia, es decir, la voz desaparece prácticamente para que el lector se concentre en la anécdota propiamente dicha. Es la voz típica de los relatos realistas o la voz sagrada de la épica  y del mito.
b)      Focalización interna o visión "con" (narrador equisciente): El narrador sabe lo mismo que los personajes, es decir, tiene el mismo grado de conocimiento que el personaje. Asume el punto de vista de uno de ellos por vez. Puede ser un punto de vista fijo (narrador protagonista en primera persona o de un mismo personaje a lo largo de toda la obra) o variable (punto de vista de varios personajes que dan su propia perspectiva de los acontecimientos) Si un mismo acontecimiento se relata desde el punto de vista de varios personajes, hablamos de focalización múltiple. Puede o no ser personaje de la historia: Si el narrador está en primera persona protagonista, obviamente es el protagonista; no lo es cuando está en tercera persona y asume el punto de vista de uno de los personajes sin saber qué pasa con los demás. En este caso, el efecto que se persigue es el psicológico o generar ambigüedad asumiendo el punto de vista de alguien a quien el lector no sabe muy bien si creer lo que cuenta o no. Es un caso de narrador en tercera con focalización interna "La noche boca arriba" de Cortázar. Y un caso de focalización múltiple es "La señorita Cora" de ese mismo autor. En cine, podemos observar la focalización múltiple en muchos policiales (cada testigo o sospechoso da su versión de los hechos) o en la paradigmática película de Orson Welles: El ciudadano Kane
c)      Focalización externa o visión desde fuera (narrador deficiente): El narrador sabe menos que el personaje, se limita a relatar lo que ve o escucha de ellos. Es el típico narrador testigo que es también, siempre, personaje de la narración. En ocasiones, la figura del cronista asume este punto de vista. En estos casos, el lector se siente identificado con la voz narrativa y va descubriendo lo que pasa junto con ella. Un caso típico es el punto de vista de Watson en los casos de Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle o del narrador de Crónica de una muerte anunciada que vimos en años anteriores. Este año veremos un uso muy particular de esta focalización en "La intrusa" de Borges.

De modo que, según la elección del punto de vista narrativo, el lector tendrá un grado de conocimiento mayor o menor acerca de lo que se le está contando como así también estará más o menos alejado de los personajes y sus acciones o pensamientos (tendrá mayor o menor subjetividad)

No hay comentarios:

Publicar un comentario