“—Cuando yo uso una palabra —dijo (Humpty Dumpty) en un tono bastante desdeñoso— significa lo que yo decido que signifique, ni más ni menos.

—La cuestión es —dijo Alicia— si usted puede hacer que las palabras signifiquen cosas tan diferentes…

—La cuestión es —dijo Humpty Dumpty— saber quién es el amo, eso es todo.”

Lewis Carrol, Alicia a través del espejo.

sábado, 20 de mayo de 2017

Un informe sobre qué ideas nos ayudarían a pensar mejor

Los alumnos y las alumnas de Quinto año escribieron un informe a partir de la lectura de algunos científicos y filósofos que respondieron a la pregunta: ¿Qué ideas nos ayudarían a pensar mejor? Entre todos los excelentes trabajos presentados, elegimos esta vez el de Camila Basso por su precisión en el uso del lenguaje académico y su claridad en las ideas.

Ni idea
Por Camila Basso
Si bien los seres humanos somos capaces de pensar más allá de lo posible, es verdad que siempre se puede ir por más. Para ello, debemos preguntarnos: ¿qué ideas nos ayudarían a pensar mejor?. En este informe daremos una breve y concisa explicación de las posturas de distintos autores sobre este tema.


Para introducirnos en la problemática planteada, debemos tener en cuenta que el hombre necesita de herramientas para crecer y pensar, tanto físicas como mentales. Estas cambian y moldean nuestras mentes, según Federico Kukso. Kevin Kelly plantea que el instrumento más elemental de todos es el fracaso, que es el primer paso hacia el conocimiento. Pero para fracasar uno tiene que experimentar, dice Roger Schank. En cada ámbito de nuestras vidas experimentamos y luego fracasamos, y eso es lo que nos permite llegar, paulatinamente, al conocimiento.


Ahora, es importante la separación de información y conocimiento, que son dos conceptos distintos. Para Nicholas Carr, el conocimiento es la información que retenemos y recordamos con nuestras propias palabras, mientras que la información nos llega y pasa de largo. Los docentes son los mediadores entre estos dos elementos, y son ellos quienes logran que una información pase a ser un conocimiento en nuestras mentes. Hoy en día estamos saturados de información, gracias a las redes sociales y los medios masivos de comunicación, pero solo la que recordamos nos ayuda a pensar mejor. Otros autores, como Clifford Pickover, plantean que la disponibilidad de la misma información y, por lo tanto, de conocimientos genera que los humanos desarrollemos ideas parecidas conjuntamente. Ejemplos fáciles de esto se encuentran en las ciencias, donde se ha visto más de una vez como dos científicos, completamente ajenos, desarrollaron teorías o inventos similares al mismo tiempo; como Charles Darwin y Alfred Wallace, quienes escribieron su propio “Teoría de la Evolución” en simultáneo.


Anteriormente mencionamos cómo las herramientas que poseemos y fabricamos nos cambian y eso se debe a que nuestro cerebro es maleable. Don Tapscott nos cuenta cómo nuestra mente puede cambiar y aumentar su capacidad de conocimiento y pensamiento. ¿Cómo podemos lograr transformar nuestras mentes y ejercitarlas para poder pensar mejor? Un paso para lograrlo es entender que esos mismos aparatos que nos cambian no deben determinar nuestras elecciones. Douglas Rushkoff insiste en que la tecnología no nos da libertad, pero que ser consciente de ello es lo que nos permite elegir. Por otra parte, para Samuel Barondes, una herramienta cognitiva, como la de entender las diferencias y similitudes entre los humanos, es lo que logra que pensemos mejor. Reconocer lo que compartimos con los otros y a la vez saber que somos únicos ayuda a desarrollar distintos aspectos personales que terminan convirtiéndose en herramientas. 

Matt Ridley plantea que el pensamiento individual no es el que logra que pensemos mejor, sino el trabajo en conjunto. El intercambio entre nosotros es lo que nos lleva a saber, entender y hacer cosas nuevas. Para Ridley, la inteligencia individual no supera al cerebro colectivo.


Pensar mejor depende de nosotros, de nuestras actitudes, de nuestras relaciones con los demás y nuestra manera de ver el mundo que nos rodea. Pensar mejor no se logra únicamente con poseer herramientas físicas, sino tener las herramientas mentales a mano y ejercitarlas. Saber equivocarse, animarse a lo nuevo, colaborar y respetar a los otros, ser curioso y amarse a uno mismo son las bases que debemos tener para que nosotros y el resto evolucionemos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario